lunes, 7 de diciembre de 2015

¡Voy!

¡Voy!

Mattheieu Maudet.
Autor del texto y de las Ilustraciones.
Océnao Travesía. 2014.
Colección Primeras Travesías.
ISBN 978-607-735-162-7

Edad orientativa   0/1   1/2   2/3   +M    Ad.
 
No es la primera vez que traemos aquí a Mattheiu Maudet, aunque sí la primera que lo hacemos además de cómo ilustrador como autor del texto. Nacido en Nantes y afincado en Rennes se ha dedicado en los últimos diez años al cómic y a la ilustración de libros infantiles. Ha creado además en Rennes una escuela de dibujo y técnicas de producción aplicadas a la ilustración.


¡Voy! es un libro de fácil lectura, eso sí de lectura compartida, porque la historia es muy sencilla. El autor recure a uno de los grandes recursos de la narración oral y la literatura universal, la aventura, el viaje. Solo que esta vez no es un Ulises, ni un Don Quijote, ni una Capericta… se trata de un pequeño pajarillo.


El protagonista ha tomado una decisión, se va, abandona el nido (como muy bien muestra la contraportada), y al iniciar su viaje viene la despedida de sus familiares y amigos. Todos quieren regalarle algo para su viaje, para su aventura. Como tantas veces ocurre con el héroe y los recursos que encuentra o recibe de otros en la tradición oral o la literatura. El pequeño pájaro finalmente cargado hasta más no poder se lanza hacia lo desconocido. Cada vez que recibe un regalo, uno no deja de pensar en cómo se podrá lanzar a volar con tanto peso. Lo que al principio nos parece entrañable, el que sus familiares y amigos le hagan esos regalos de despedida, empieza a convertirse en una losa a lo largo de la historia.
Mattheieu Maudet utiliza imágenes muy sencillas, muy claras y de fácil lectura. Unifica los fondos de las escenas en dos grandes masas de color, blanco y marrón, el primero sería el vacío, el aire, el segundo el lugar donde  los pies del protagonista están anclados al viaje, aunque esto solo sea la rama del árbol donde vive. Finalmente la historia se resuelve con un final inesperado, de esos que te ponen una sonrisa en la cara. Una historia llena de ternura, de cotidianeidad y en la que el héroe es plenamente identificable por los más pequeños.


Está editado por Océnao Travesía  en cartoné lo que permite a los más pequeños pasar las hojas con facilidad. 

miércoles, 22 de abril de 2015

Hola, doctor.



Hola, doctor.

Michäel Escoffier
Ilustraciones de Mattheieu Maudet.
Océnao Travesía. 2011.
Colección Primeras Travesías.
ISBN 978-607-400-438-0

Edad orientativa   0/1   1/2   2/3   +M    Ad.


 Todas las imágenes del libro son propiedad de Océnao Travesía


Foto propiedad de SmartBooksforSmartKids


MichäelEscoffeir nació en Francia en el seno de una familia humilde de triceratops según él. Vive en Lyon y es un apasionado de su trabajo, escribir historias para los más pequeños.
MattheiuMaudet es también un ilustrador francés. Nacido en Nantes y afincado en Rennes se ha dedicado en los últimos diez años al cómic y a la ilustración de libros infantiles. Ha creado además en Rennes una escuela de dibujo y técnicas de producción aplicadas a la ilustración.


Hola, doctor es un libro sorprendente de lectura compartida. Todo ocurre en una sala de espera del médico y en la propia consulta de éste. En ella se dan cita varios animales con sus dolencias particulares. Entre ellos hay un lobo. Personaje clave en toda la historia. Página a página los animales que esperan van desapareciendo de la sala. Algunos porque pasan a la consulta y son atendidos, otros por una razón bien diferente. Michäel propone un texto muy sencillo y jugoso. Pero más jugoso debió ser el sutexto que le debió pasar a Mattheieu para que lo ilustrase.
Mattheieu Maudet utiliza imágenes muy sencillas, muy claras y de fácil lectura. Unifica los fondos de las escenas, en cuanto a espacios y personajes, y deja siempre alrededor una gran masa de blancos que ayudan a centrar mucho más la imagen y el mensaje, sobre todo el no escrito. Finalmente la historia se resuelve con un final inesperado, ¿o tal vez sí?...


Está editado por Océnao Travesía  en cartoné lo que permite a los más pequeños pasar las hojas con facilidad.Pertenece a una colección llamada Primeras Travesías y a la que no hay que perderle la pista.

lunes, 20 de abril de 2015

UN ELEFANTE SE BALANCEABA


Un elefante se balanceaba.

Marianne Dubuc
Ilustraciones de Marianne Dubuc.
Edelvives. 2011. 2ª Edic. 2013.
Colección Luciérnaga.
ISBN 978-84-263-7767-8

Edad orientativa   0/1   1/2   2/3   +M    Ad.

 Todas las imágenes del libro son propiedad de Edelvives.

Marianne Dubuc es la autora de ilustraciones y texto del libro que os traemos hoy. Marianneestudió diseño gráfico en la Universidad de Québec, ciudad en la que reside. Una apasionada de la ilustración que ha encaminado sus pasos hacia la literatura infantil realizando no solo las imágenes sino también los textos.

 Imagen propiedad de la Oficina de Québec en Barcelona.

Un elefante se balanceaba es una revisión de la famosa cancioncilla popular. Una revisión de los más acertada pues aunque mantiene la estructura acumulativa cambia, no son elefantes los que se suman, la acumulación, introduciendo a otros animales que se van sumando al balanceo como si de una fiesta o un reto se tratara. En la mayor parte de las ocasiones vienen solos excepto los tres gatos que vienen juntos y provocan de repente casi una manifestación.
Está editado por Edelvives en cartoné lo que permite a los más pequeños pasar las hojas con facilidad. Las ilustraciones son muy claras, grandes, exentas de artificios. Y el texto se sale como es lógico de los versos de la cancioncilla para introducir al resto de personajes que son invitados a subirse a la tela de araña por su nombre, nunca por el animal que son en sí mismos. Solo la araña no tiene nombre pero la primera ilustración en la que aparece le sirve de presentación.


Finalmente reseñar que tal y como nos viene acostumbrando esta colección Luciérnaga de Edelvives en este libro también hay pirueta final. Una pirueta que cada vez que contamos o cantamos la historia nos provoca una carcajada.
Merece la pena que os dejéis seducir por la cancioncilla y que la disfrutéis en familia.